Cuando instalamos GNU/Linux   en cualquier equipo, nos damos cuenta que aquella tecla de Windows no sirve para nada. Sin embargo existe un truco viejo (debo confesar que no