Hoy mientras caminaba bajo el rocío de una mañana caleña normal – la última vez que miré de reojo la aguja pequeña del reloj de mi casa marcaba