Una de las tantas formas para vulnerar sitios web, es inyectando una webshell en el servidor donde esta alojada la pagina victima, de esta manera y con un